Efectividad aparente del arresto domiciliario como medida cautelar.

Por: Paola Stefany Guillén Montecinos. Abogada, Universidad Arturo Prat, Iquique.

Columna de Opinión


Efectividad aparente del arresto domiciliario como medida cautelar.


En virtud de la audiencia de Formalización de Martin Pradenas Durr, quien se encuentra siendo investigado de los delitos de Abuso sexual y Violación en contra de 5 mujeres, entre ellas Antonia Barra, se decretaron como medidas cautelares la prohibición de salir del país (arraigo nacional), prohibición de acercarse a las víctimas y la privación de libertad domiciliaria total.


Es en virtud de la medida cautelar otorgada a este imputado, privación de libertad domiciliaria total, que surge la necesidad de cuestionar la factibilidad de los mecanismos de vigilancia a los cuales están sujetos los imputados a quienes se les decreta dicha medida.


En la actualidad, el cumplimiento de la privación de libertad domiciliaria es fiscalizado por las policías (Carabineros y Policía de investigaciones) quienes tienen la obligación de informar periódicamente a través de oficios al Juzgado de Garantía competente sobre el cumplimiento o incumplimiento de la medida impuesta.


Es ante esto que surge la interrogante sobre si dicha medida de fiscalización es suficiente para verificar que aquellos imputados cumplan efectivamente con la medida cautelar impuesta o si se deben implementar otros mecanismos más efectivos, como por ejemplo, el monitoreo telemático, que es definido por los criminólogos experimentales Marc Renzema y Evan Mayo-Wilson como “cualquier tecnología que, o bien detecta la localización de un sujeto en la comunidad en determinados lugares y horas sin la supervisión directa de una persona y transmite estos datos de forma electrónica a una estación central de monitorización, o bien usa un aparato electrónico para detectar la presencia de una sustancia prohibida en el cuerpo u otras funciones fisiológicas y transmite estos datos a una estación central”.


Específicamente en nuestro país se utilizan los brazaletes de control y rastreo de infractores de ley, dicha medida sólo es aplicable cuando existe una sentencia condenatoria:


- Reclusión parcial.

- Reclusión parcial nocturna.

- Reclusión parcial diurna.

- Reclusión parcial de fin de semana.

- Libertad vigilada intensiva.


Dicha fiscalización se encuentra a cargo del departamento de monitoreo telemático, el cual se basa en Ley Nº 18.216 y su reglamento está contenido en el Decreto Nº 1.120, del Ministerio de Justicia, de 1984.


En Chile, la implementación de los brazaletes de control comienza a regir efectivamente en el primer semestre del año 2014, si bien, dicha implementación no ha estado exenta de problemas, las cifras demuestran que el 81,49 por ciento de los condenados han cumplido a cabalidad su condena, llegando a la desinstalación de la tobillera impuesto por tribunales de justicia.


Esta medida pasa a ser bastante efectiva a través de los anillos de control los cuales definen las zonas de emergencia en los casos en que existen prohibiciones de acercamiento a las víctimas, alertando automáticamente al departamento de monitoreo telemático y a la propia víctima cuando el condenado se acerca a una zona de 1.000 metros desde donde ésta se encuentre, lo cual le otorga la posibilidad de buscar protección.


Análisis de legislación comparada.


- Colombia: Dentro de Latinoamérica es el país que se encuentra con un mayor avance en materia de monitoreo telemático, debido a contemplar como medida la tele vigilancia electrónica del arresto domiciliario, a su vez contempla dicha alternativa en los casos de medidas cautelares, para delitos graves y que sustenten una peligrosidad del imputado, pese a no estar exenta de dificultades, su implementación ha dado resultados satisfactorios en los casos en que un imputado se aleje de su rango de movilidad, pudiendo obtener una captura efectiva del mismo dentro de las 72 horas siguientes, logrando controlar a su vez la comisión de delitos en calidad de reincidentes.

- Ecuador: Se comienza a implementar en el primer semestre del año 2016, a aquellos que están siendo procesados por la comisión de delitos y a quienes se encuentren cumpliendo alguna condena en específico.

- Australia: Se implementa la medida de brazalete electrónico desde el año 2002, pudiendo monitorear el lugar donde se encuentre el individuo e informar automáticamente si éste realiza algún movimiento para el cual no se encuentra autorizado, en éste país se utiliza en tres etapas, etapa de investigación, una vez condenado y una vez cumplida la condena para monitorear que no exista reincidencia en los delitos cometidos, en la actualidad se implementa para combatir la violencia de género.

- Panamá: comienza a regir el sistema de localización telemática en el año 2005, de manera progresiva, inicialmente como método de fiscalización de medidas cautelares, posteriormente para los condenados que no sean considerados un peligro para la sociedad.

- Estados Unidos: Es el país con mayor población carcelaria y fue el primer país del mundo en implementar el sistema de monitoreo telemático a través de brazaletes de control, en el año 1960, a través de fases de implementación progresivas, cuyo objetivo era favorecer la descongestión de sus sistemas penitenciarios y otorgar mayores posibilidades de reinserción, se aplica en la actualidad como medida cautelar, como suspensión condicional del procedimiento, para adolescentes en conflicto con la ley penal, inmigrantes irregulares en espera de sentencia, para vigilar de manera perpetua a aquellos que han sido condenados por crímenes de abuso y violencia sexual una vez cumplidas sus condenas con el objetivo de evitar una reincidencia en dichos delitos, entre otros casos específicos.

- Reino Unido: En este país se utiliza la medida de coerción de brazaletes electrónicos para aquellos imputados que se encuentran en prisión preventiva, como medida cautelar, utilizan un sistema específico denominado biométrico que implica un reconocimiento de voz para controlar el arresto domiciliario.


Son múltiples países alrededor del mundo los que han implementado el monitoreo telemático, no sólo como mecanismo de sanción sino más bien, para fiscalizar el correcto cumplimiento de las medidas cautelares impuestas, obteniendo en la mayor parte de los casos resultados favorables, principalmente con el objeto de evitar la reincidencia penal de los imputados y otorgarle a las victimas una mayor protección, también utilizan dicho mecanismo como un método de control vitalicio para aquellas personas que han sido condenados por cometer crímenes de abuso y violencia sexual.


Cabe destacar que, si bien el sistema de monitoreo telemático ha sido duramente cuestionado principalmente por el derecho a la intimidad, inviolabilidad del hogar, la libertad personal, por producir estigmatización y humillación respecto de quienes lo utilicen, hoy en día existen diferentes tipos de brazaletes de control que pueden pasar desapercibidos al cuestionamiento público.


Centrándonos en la utilización en nuestro País de dicho monitoreo telemático, al ser un método absolutamente efectivo en el control con las personas que han sido condenadas, considero que es necesaria de manera perentoria una implementación de este tipo para fiscalizar las medidas cautelares impuestas, con el fin de verificar el cumplimiento de las mismas, de otorgar una protección a las víctimas de los imputados, haciéndoles entrega a éstas últimas de un transmisor de radio frecuencia que les logre informar si se encuentra dentro de su radio cercano.


Los brazaletes de control son un sistema de fiscalización innovador para la sociedad, es por esto que se les debe dar un mayor uso de manera urgente en nuestro sistema penal, pudiendo incluso llegar a evaluar la posibilidad de incorporarlo como un método de vigilancia perpetuo para aquellos que se encuentren condenados por delitos de abuso y violencia sexual con la finalidad de evitar una posible reincidencia de éstos mismos.


Para finalizar, realizando una ponderación de los beneficios y desventajas de éste método, desde esta perspectiva el monitoreo telemático constituiría un inminente aporte al sistema penal de nuestro país, colaborando en el restablecimiento del imperio del derecho, solventando a su vez el vacío jurídico existente en la efectividad del arresto domiciliario como medida cautelar, colaborando en su perfeccionamiento, siendo incluso un método para abaratar los costos de fiscalización que implica la vigilancia de las policías y principalmente en otorgar una protección y seguridad a las víctimas de dichos imputados.


Menu de Interacción

Inicio

Edición

Códigos

Central de Apuntes 

Contacto

Siguenos en:

  • Facebook
  • Instagram

© 2020 Revista Erga Omnes. Todos los derechos son reservados