Fiscalía amplía investigación contra más policías por encubrir caso de menor que fue arrojado al río

Encubrimiento, obstrucción a la investigación y falsificación son los nuevos delitos indagados. Carabinero Sebastián Zamora fue formalizado por homicidio frustrado. Quedó en prisión preventiva.



La nueva arista que investiga la Fiscalía Centro Norte surgió de manera inesperada. Tras investigar las causas de la caída del adolescente de 16 años, de iniciales A. J. A. A., desde el Puente Pío Nono hacia la ribera del río Mapocho, la tarde del 2 de octubre, tras una manifestación en Plaza Baquedano, el Ministerio Público no solo identificó -y formalizó- a un carabinero como el responsable del hecho que causó graves fracturas y contusiones en el menor, sino que también detectó el eventual intento de otros policías de encubrir el hecho.


Así, a menos de dos días del incidente, la fiscal de Alta Complejidad Centro Norte, Ximena Chong, formalizó al carabinero Sebastián Zamora Soto (22) en el 7º Juzgado de Garantía de Santiago y le imputó el delito de homicidio frustrado por haberse “abalanzado” contra el estudiante. En la audiencia, llevada a cabo por el magistrado Jaime Fuica, la persecutora exhibió cuatro videos, fotografías y declaraciones con las cuales sustentó su imputación.


Según la fiscal Chong, existió una “actuación dolosa directa” del uniformado, quien “se abalanza en diagonal contra el adolescente, tomándolo con sus brazos e impulsando de tal forma que lo eleva sobre la baranda en cuestión y lo hace caer de cabeza hacia el río Mapocho”, detalló. Luego, la persecutora agregó que “el funcionario de Carabineros no realiza ninguna acción orientada a evitar la caída” y junto con el “resto de los funcionarios se retira del lugar”.


En la instancia, además, el Ministerio Público esbozó otro antecedente: la existencia de un “encubrimiento” por parte de otros uniformados. Un hecho desconocido hasta ayer.


De acuerdo con los antecedentes de la fiscalía, la noche del viernes, poco después del incidente que lesionó al menor, la policía uniformada le envió a la PDI una “minuta de entrega de detenido, un acta de información de los derechos del detenido” y tres declaraciones de funcionarios policiales. Una información que, según la fiscal Ximena Chong, “no cuadra” con lo que realmente ocurrió.


Esto, debido a que funcionarios de la 1ª y de la 40º Comisaría de Santiago realizaron cuatro llamadas telefónicas, entre las 21.09 y las 23.30, con los fiscales Centro Norte de turno para decir que el adolescente que había caído, y luego había sido internado en la Clínica Santa María, estaba detenido. Estas comunicaciones y los documentos que, a su vez, quedaron registradas en el sistema Bitácora Web, muestran que los uniformados informaron al Ministerio Público que la víctima había sido “entregada” en dependencias de la 1ª Comisaría y detenida a las 20.40 en la clínica.


Todo eso, asegura la fiscal Chong, resultó ser falso, ya que los médicos tratantes y la enfermera que recibió al joven declararon que el paciente no llegó custodiado por carabineros y no ingresó ningún uniformado al recinto asistencial a realizar un procedimiento.


“La conducta posterior del imputado tiende a mediatizar y derechamente a procurar encubrir como una supuesta detención las circunstancias que rodean al acto homicida”, dijo Chong.


Con esos antecedentes, la Fiscalía Centro Norte decidió ampliar la indagatoria a más carabineros, incluidos otros de mayor rango que el uniformado detenido. Los nuevos delitos indagados corresponden a obstrucción a la investigación, falsificación de documento público y encubrimiento.

Menu de Interacción

Inicio

Edición

Códigos

Central de Apuntes 

Contacto

Siguenos en:

  • Facebook
  • Instagram

© 2020 Revista Erga Omnes. Todos los derechos son reservados