Violencia intrafamiliar en tiempos de pandemia.

Por: Camila Pérez Gutiérrez, Estudiante de Derecho, Universidad San Sebastián.

Columna de Opinión


Violencia intrafamiliar en tiempos de pandemia.


Al mismo tiempo que vemos los efectos devastadores que nos sigue dejando la

pandemia provocada por el COVID - 19 en nuestro país y en el mundo, en las sombras, lentamente se ha estado desarrollando otro tipo de “pandemia”, no menos importante, como lo es la violencia hacia la mujer, la violencia intrafamiliar, que según cifras de la

ONU Mujeres, en promedio 1 de cada 3 mujeres a lo largo de su vida lo han sufrido.


Pero en palabras simples, ¿qué es la VIF? VIF es todo maltrato que se realice dentro

del círculo familiar, que afecte a la vida o integridad, tanto física como psíquica, de la

víctima. La violencia intrafamiliar hacia la mujer, por su parte, implica todo maltrato o

vulneración física y/o psicológica por parte de su cónyuge o conviviente.


En Chile, de acuerdo a la información disponible, en Carabineros las denuncias por

Violencia intrafamiliar en marzo de 2020 disminuyeron en un 14% si se comparan con

el mismo mes del año anterior, donde alcanzaron un total de 7.937. Este presente año,

se registraron 7.035 denuncias en marzo. El número de denuncias de la Fiscalía en

marzo de este año fue de 9.922 y si se compara con marzo de 2019 donde se registraron 12.189, representa una disminución del 20%.


En tanto, los llamados al 1455 que es el número de orientación que tiene el Ministerio

de la Mujer y Equidad de Género registraron un aumento desde que se inició la

cuarentena.


Los resultados de los datos que manejan Carabineros y Fiscalía, deben ser analizados

con cautela, puesto que no serían del todo concluyentes, debido que se pueden

observar disminuciones en algunos ámbitos, pero no necesariamente porque se hayan

cometido menos agresiones hacia las mujeres, sino porque es más complejo denunciar

para quienes se encuentran en cuarentena, donde por ejemplo, muchas mujeres no

pueden salir de sus viviendas y denunciar o tienen el temor de hacerlo estando todo el

día con su agresor presente.


Para reducir esta cifra, podemos nombrar que destacan medidas como el “fono

orientación” del ministerio de la Mujer y Equidad de Género para mujeres víctimas de

violencia, los canales oficiales de Carabineros de Chile, así como el nuevo Plan

“Mascarilla 19”, que busca ayudar a las mujeres víctimas de violencia de género, pero

que a la fecha, al parecer no estaría generando los resultados esperados.


En estos últimos años, el aumento de la violencia contra la mujer y los casos de femicidio son una tendencia creciente que se observa en todo el mundo. La relación entre ambos fenómenos, radica en que en muchas ocasiones el femicidio es el resultado de la Violencia contra la mujer, ejercida principalmente por su pareja o cónyuge.


Considero que, las autoridades de gobierno que tienen conocimiento del tema, tienen la

obligación por ley de adoptar medidas conducentes para garantizar políticas públicas

que prevengan situaciones como lo es la violencia intrafamiliar para que después no

tengamos que ver muchas veces, tanto en redes sociales como por la televisión, muchas

tragedias que se pudieron haber evitado.


Por ejemplo, comenzar desde la educación escolar, quizás dándole un enfoque a los

planes y programas educativos, donde a las niñas o a la comunidad estudiantil se les

eduque con un empoderamiento, donde no se permita que se vulneren sus derechos

tanto en su hogar como en ninguna parte en donde ellos se encuentren, para así formar

mujeres con valentía, mujeres que si se ven en escenarios de violencia tengan una red

de apoyo para así denunciar a su agresor, poner una constancia, etc.


La importancia de ir en ayuda de las mujeres jefas de hogar, que muchas veces no

tienen independencia económica, sino que, dependen muchas veces del salario de su

cónyuge o pareja que al mismo tiempo son sus agresores. Ir cada vez más creando

programas que fomenten el desarrollo de la plena participación de las mujeres en la vida laboral, social, económica y cultural del país, y en cargos de elección popular y funciones públicas, como asimismo, aquellos que promuevan el desarrollo y autonomía de las mujeres.


Y al fin y al cabo, crear medidas que promuevan la dignificación del trabajo doméstico,

en el marco de la corresponsabilidad entre hombres y mujeres.



Menu de Interacción

Inicio

Edición

Códigos

Central de Apuntes 

Contacto

Siguenos en:

  • Facebook
  • Instagram

© 2020 Revista Erga Omnes. Todos los derechos son reservados